lunes, 21 de marzo de 2016

RESISTENCIA CATÓLICA



El combate de la fe, la resistencia al modernismo conciliar, la vigencia inalterable de la Tradición, que Mons. Lefebvre tomó como banderas al fundar la FSSPX, se continúan en la Resistencia con la USML a la cabeza. Damos gracias a Dios, a Cristo Rey, a la Santísima Virgen siempre fiel y a nuestro Protector San José, por este nuevo impulso que dan a su Iglesia con un nuevo Obispo. Sabemos que al Diablo esto nada le gusta, por eso ha suscitado alborotos, contiendas, discordias, injurias, calumnias y difamaciones. “El impío urde males contra el justo, / ya su vista rechina los dientes, pero Dios se ríe de él, / porque está viendo llegar su día” (S. 36,12). Pero sabemos que “con muchas y acerbas tribulaciones” (S. 70,20) debemos ser probados para ver si amamos verdaderamente a Dios con rectitud de corazón.

Dios les conceda a nuestros Obispos la sabiduría y el tesón en el buen combate, y los proteja para que orientados por la voluntad divina, transmitan lo que han recibido.

“Bendito sea Dios, mi piedra;
Él adiestra mis manos para la pelea,
mis dedos para la guerra;
Él es mi alcázar y mi libertador,
el broquel con que me cubro;
Él es quien me somete los pueblos”
(S. 143, 1-2)