domingo, 28 de mayo de 2017

COMENTARIOS ELEISON - DEFENDIENDO EL MATRIMONIO




Número DXV (515)
27 de mayo de 2017

Defendiendo el Matrimonio

Mons. Williamson




El que una verdadera protesta quiere aplastar
Desafía a la Verdad, y bien librado no saldrá

Muchos de ustedes deben estar enterados de la Carta Abierta de siete sacerdotes superiores de la Fraternidad San Pío X, carta firmada conjuntamente por los Superiores de otras tres Congregaciones Tradicionales, en la cual todos diez protestaron, hace tres semanas, contra el intento de las autoridades romanas de interferir en los matrimonios celebrados dentro de la Tradición por los sacerdotes de la Fraternidad. Y como es típico, las autoridades de la Fraternidad tomaron el lado de Roma Conciliar y están en proceso de castigar a sus siete sacerdotes “subversivos”. Pero la verdadera subversión proviene de Roma, la cual está subvirtiendo la familia y el matrimonio católicos, por ejemplo con Amoris Laetitia. Los líderes de la Fraternidad están dando otra prueba de su ceguera suicida. He aquí los puntos esenciales de la bien escrita Carta.

Dirigida a los fieles de la Fraternidad para impedir que sean confundidos por la interferencia de Roma, la Carta Abierta comienza estableciendo que los matrimonios celebrados dentro de la Fraternidad por los últimos 40 años son ciertamente válidos. Esto es porque, para fortalecer los matrimonios, el Concilio de Trento decretó que éstos deben ser atestiguados por un párroco o un delegado del obispo para ser válidos. Sin embargo, si por 30 días esto no es posible sin “grave inconveniencia” para encontrar tal sacerdote, entonces la pareja puede casarse válidamente frente a sólo testigos laicos, lo que se conoce como la forma extraordinaria del matrimonio (Canon 1098, Código Antiguo).

Ahora bien, por 40 años la Fraternidad ha estado combatiendo el neomodernismo del Vaticano II, el cual es venenoso para la fe y altamente infeccioso, y el cual ha infestado casi completamente la Iglesia desde los años 60. Así que la Fraternidad ha instruido a las almas para alejarse de la Iglesia Novus Ordo y su clero, en su conjunto. Por ejemplo en Amoris Laetitia el mismo Papa hizo declaraciones y proposiciones directamente perjudiciales para las familias y matrimonios católicos. He aquí el “grave inconveniente” para la Fe, por lo que durante 40 años, cuando las parejas han querido casarse, la Fraternidad, viendo el peligro para su Fe, los ha mantenido alejados de los párrocos Novus Ordo y los ha dirigido a la forma extraordinaria del matrimonio, habitual dentro de la Fraternidad y ciertamente válida.

CARTAS NAUSEABUNDAS (Y Bergoglio es cómplice o irresponsable)








La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, recibió, esta tarde, una carta del Papa Francisco, enviada mediante la Nunciatura Apostólica en Argentina.

La misiva del Sumo Pontífice responde una carta de Hebe, fechada el 14 de abril, en la que le transmite su deseo de que visite al país y le cuenta detalles de los 40 años de las Madres.

Aquí, ambos textos:

Buenos Aires, 14 de abril de 2017

Queridísimo Papa Francisco:

Te escribo para decirte cuánto te necesitamos todos. La estamos pasando muy mal, el país parece una montaña que se cae a pedazos como cuando sucede un terremoto.

Sé que no vas a venir, las Madres estamos cumpliendo el 30 de abril 40 años de lucha, sin falta un solo jueves a la Plaza. 2036 marchas, quedamos muy pocas, pero construimos un puente indestructible entre nuestros hijos y las nuevas generaciones que se tomaron la Patria en serio, así que las Madres moriremos tranquilas porque la lucha y la defensa de la vida está en las mejores manos, ¡la juventud! que está comprometida con la lucha por los otros y para los otros.

Francisco, te pido que el 30 no te olvides de nosotras, que le pidas al Tatita Dios que no nos abandone.

Me despido con un fuerte abrazo y un “vení que te necesitamos”.

Hebe.

Pd: Sé que vos pensás que si venís le hacés un favor al Pastor Mauricio. Yo te pido que pienses en cuanto bien le harías a millones si venís”



“Vaticano, 5 de mayo de 2017

Sra. Hebe de Bonafini

Querida Hebe:

Muchas gracias por tu carta del pasado 19 de abril. Te agradezco también el libro que me hiciste llegar con motivo de la conmemoración de los 40 años de Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Te agradezco lo que me decís en la carta y quisiera reiterar lo que dije tantas veces y te lo expresé cuando estuviste en el Vaticanofrente al dolor de una madre que pierde a sus hijos de una manera tan cruel y violenta siento un profundo respeto y la necesidad de acompañarla con mi cercanía y oración. Sólo ella sabe lo que es ese sufrimiento.

Todavía no hay nada decidido sobre mi viaje a Argentina. Tengo en cuenta tus palabras.

Por favor, no te olvides de rezar por mí. Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide.

Afectuosamente, Francisco”



Leer el intercambio epistolar provoca asco, náuseas, repulsión.

La Cerda Madre evoca a los hijos que “se tomaron la patria en serio”; es decir, tomar el poder para implantar la “dictadura del proletariado”, fusilando -Santucho dixit- “a no menos de un millón de personas”. (http://www.alfinal.com/politica/97frases.php)

¡Y acto seguido le pide a Bergoglio que invoque al “Tatita Dios”!

Por su parte, Bergoglio se presta al juego subversivo de la Cerda Madre, cuando le contesta que “frente al dolor de una madre que pierde a sus hijos de una manera tan cruel y violenta siento un profundo respeto y la necesidad de acompañarla con mi cercanía y oración”. Él bien sabe que esos hijos perdidos de “manera cruel y violenta” usaban modos no menos crueles y violentos para eliminar a los enemigos de la revolución marxista -¿lo sería la pobre hijita del Capitán Viola?- Además Bergoglio no puede ignorar que se trató de una guerra y guerra revolucionaria -la peor de todas- donde no daba ni se pedía cuartel. Y si a nuestros combatientes en algunos casos, se les fue la mano -¿en qué guerra no pasa?- al final de cuentas salvaron a la Patria. Bien agradecidos deberíamos estar, entonces.

En definitiva, la Hebe es una vieja de mierda y Bergoglio, alentando a la subversión, un irresponsable o un cómplice.



miércoles, 24 de mayo de 2017

MONS. MARCEL LEFEBVRE: ABSOLUTAMENTE CONTRA TODO TIPO DE ACUERDO CON LA ROMA MODERNISTA




“Apostar por un acuerdo con el papa es una ilusión. El papa nos concederá en el plano disciplinario y litúrgico todo lo que nosotros queramos, pero con la condición de admitir sus ideas modernistas sobre la libertad religiosa y el ecumenismo, es decir de nuestra fe católica. Ninguna esperanza hay que ver de ese lado. ¡Roma está ocupada por el modernismo y el liberalismo!”

“Cualesquiera sean los privilegios canónicos que ellos puedan dar, su aceptación significa para ellos comunión con la Santa Sede, con el papa y con el Concilio, por lo tanto una aceptación implícita de todo ese modernismo que nosotros combatimos siguiendo a San Pío X y a todos los papas anteriores al Concilio. Ellos quieren neutralizar la Tradición, que ella no sea más un obstáculo para sus empresas ecumenistas y para la Revolución en la Iglesia”

“No tengáis punto de contacto con aquel que está encargado de destruir la Tradición”.


MONS. MARCEL LEFEBVRE: Extractos de cartas a los dominicos de Avrillé. Le Sel de la terre n° 96, primavera 2016.


Ecône, 29 de diciembre de 1986

“[…] Apostar por un acuerdo con el papa es una ilusión. El papa nos concederá en el plano disciplinario y litúrgico todo lo que nosotros queramos, pero con la condición de admitir sus ideas modernistas sobre la libertad religiosa y el ecumenismo, es decir de nuestra fe católica.
Ninguna esperanza hay que ver de ese lado. ¡Roma está ocupada por el modernismo y el liberalismo! ¿Cuándo Nuestro Señor decidirá hacer cesar este escándalo? ¡Él es el maestro! Nosotros esperemos pacientemente y tengamos confianza en el Señor y en su santa Madre que conocen mejor que nosotros esta trágica situación […]”





Ecône, 10 de enero de 1989

“Después de ausentarme por 15 días, me ocupo de responder a vuestra buena carta, acompañada de numerosos documentos interesantes.
Pero yo debo decirle que es la carta de Mons. Perl lo que ha retenido mi atención. ¡Él no os halaga diciendo que vuestra comunidad es una “hermana” de Chémeré!
No lo reencontréis, os lo suplico, usted hará nacer dudas entre sus amigos. La sola respuesta a dar es que ellos inicien la Reforma del Concilio para extirpar los errores. Es entonces solamente que les podremos tener confianza.
Cualesquiera sean los privilegios canónicos que ellos puedan dar, su aceptación significa para ellos comunión con la Santa Sede, con el papa y con el Concilio, por lo tanto una aceptación implícita de todo ese modernismo que nosotros combatimos siguiendo a San Pío X y a todos los papas anteriores al Concilio.
Ellos quieren neutralizar la Tradición, que ella no sea más un obstáculo para sus empresas ecumenistas y para la Revolución en la Iglesia […]
No tengáis punto de contacto con aquel que está encargado de destruir la Tradición. Ellos no saben qué hacer para dividirnos y están sorprendidos de tanta resistencia. Ellos parecen no comprender que se trata desde el principio de un problema de fe”.




20 de febrero de 1989

“[…] Los modernistas romanos son bandidos, revolucionarios bajo pieles de ovejas. Ellos no tienen ningún espíritu sobrenatural. Es sobre esto que nosotros debemos llevar nuestro esfuerzo: reaprender a vivir de la fe como los apóstoles, los mártires, los Padres de la Iglesia y Santo Tomás de Aquino, que ha logrado el tour de force de servirse de todas las ciencias para la reina de las ciencias; la teología que se obra en el Cielo por la gracia del Espíritu Santo. La Suma es el gran catecismo de Santo Tomás de Aquino y el de la Iglesia más aún que el de Trento. Yo intento explicar esto a los seminaristas para que ellos tengan la preocupación de vivir del mejor catecismo que existe y que se les enseña. Es muy importante que en nuestros seminarios guardemos una línea segura y aprobada por la Iglesia, aquella de Santo Tomás, que nos debe dar principios de pastoral que den a los fieles la verdadera espiritualidad alejándolos del jansenismo y del carismatismo. La moral que se limita a los mandamientos es descartable. La moral de la gracia, de las virtudes, de los dones del Espíritu Santo, que no olvida los mandamientos, esa que preconiza Santo Tomás es más conforme al espíritu de Nuestro Señor, del Evangelio, y aún más urgente para las almas fervientes. Es el tiempo de volver la fe católica entusiasmante, generosa, misionera, como lo fue para los primeros cristianos.[…]”






Ecône, 22 de abril de 1989


“[…] Las consagraciones han sido la ocasión de contar los verdaderos tradicionalistas, rehusando la Roma conciliar. La unidad se ha hecho sobre este punto y la división se ha hecho con los ralliés a la Roma modernista […]”.

  


lunes, 22 de mayo de 2017

SI YO FUERA UN FIEL FRANCÉS DE LA FSSPX Y TUVIERA QUE ENVIARLES UNA CARTA A LOS SUPERIORES DE LA CONGREGACIÓN…





Si yo fuera un fiel francés de la FSSPX (no soy ni uno ni lo otro, aunque fui de la segunda especie en la buena época dela Fraternidad) y tuviera que enviarles una carta a los Superiores de la congregación, como se está haciendo ahora, juntando firmas para oponerse a los acuerdos con Roma –en principio sobre la cuestión del matrimonio- , diría lo siguiente (en francés, desde luego), con una ayudita de aquel gran campeón antiliberal que se llamó y se llama Don Félix Sardá y Salvany, hoy completamente olvidado o desechado por los neo-fraternitarios:

“Con los liberales debemos abstenernos de relaciones como de verdaderos peligros para nuestra salvación. Aquí tiene lugar de lleno la sentencia del Salvador: «el que ama el peligro perecerá en él». Rómpase el lazo peligroso aunque mucho cueste.
“Sobre esto le habíamos oído decir a persona de gran jerarquía hoy en la Iglesia de Dios: « ¡Nada con liberales; no frecuentéis sus casas; no cultivéis sus amistades!». A bien que antes lo había dicho ya de sus congéneres el Apóstol: «no os relacionéis con ellos» (I Cor. 5, 9), «con ellos ni sentarse a la mesa» (ibid. 5, 11).
“En país apestado lo primero que se procura es aislar. ¡Quién nos diese hoy poder establecer cordón sanitario absoluto entre católicos y sectarios del liberalismo!”.
"Con sabio acuerdo las asociaciones católicas de ninguna cosa anduvieron tan solicitas como de excluir de su seno, no sólo a todo aquel que profesase abiertamente las máximas del Liberalismo, sí que a aquellos que, forjándose la ilusión de poder conciliar el Liberalismo con el Catolicismo, son conocidos con el nombre de católicos liberales".
(Don Felix Sardá i Salvany, “El liberalismo es pecado”).

Puesto que los Superiores de la Fraternidad, desconociendo y haciendo oídos sordos a estas enseñanzas, no sólo frecuentan y cultivan las relaciones con los liberales, sino que ellos mismos han adoptado ideas, discursos, métodos y formas de actuar liberales, llegando a copar la Fraternidad desviándola del rumbo que le trazó Mons. Lefebvre , y viéndose que ya no pueden excluirse a estos numerosos liberales de su seno, sólo podríamos decirles de demandar enérgicamente lo siguiente: “Mons. Fellay: ¡Renuncie! Mons. De Galarreta: ¡Renuncie! Mons. Tissier: ¡Renuncie! P. Schmidberger: ¡Renuncie! P. Pfluger: ¡Renuncie! P. Nely: ¡Renuncie! P. Bouchacourt: ¡Renuncie! P. Rostand: ¡Renuncie! P. Sthelin: ¡Renuncie! P. Wegner: ¡Renuncie! P. Udressy: ¡Renuncie! P. Trejo: ¡Renuncie! Más un largo etcétera. Claro que esto tendría que ser dicho varonilmente por los sacerdotes, porque los laicos no tienen el poder de influencia de aquellos. Aun los que escribimos en distintos medios para alertar a la tropa, nada podemos en orden a desplazar de sus cómodos puestos a los bribones y a los resabiados de liberalismo que llevan a cabo la destrucción de la Fraternidad. Pero, como vemos, el combate sacerdotal está prácticamente limitado a tímidas iniciativas, a reacciones lentas y tardías, sin convicción y sin continuidad, quizás por temor a las represalias, a los forzados y lejanos desplazamientos, a la pérdida de los beneficios sociales, estructurales o jubilatorios. Temor a ir contra la corriente.  Quizás por falta de fe. Tal vez sus acciones no tienen la fuerza debida porque no se deciden a abrazarse enteramente a la verdad. Como dijo, nuevamente, Sardá y Salvany:

“La verdad tiene una fuerza propia que comunica a sus amigos y defensores. No son éstos los que se la dan a ella; es ella quien a ellos se la presta. Mas a condición de que sea ella realmente la defendida. Donde el defensor, so capa de defender mejor la verdad, empieza por mutilarla y encogerla o atenuarla a su antojo, no es ya tal verdad lo que defiende, sino una invención suya, criatura humana de más o menos buen parecer, pero que nada tiene que ver con aquella otra hija del cielo.
Esto sucede hoy día a muchos hermanos nuestros, víctimas (algunos inconscientes) del maldito resabio liberal. Creen con cierta buena fe defender y propagar el Catolicismo; pero a fuerza de acomodarlo a su estrechez de miras y a su poquedad de ánimo, para hacerlo (dicen) más aceptable al enemigo a quien desean convencer, no reparan que no defienden ya el Catolicismo, sino una cierta cosa particular suya, que ellos llaman buenamente así, como pudieran llamarla con otro nombre. Pobres ilusos que, al empezar el combate, y para mejor ganarse al enemigo, han empezado por mojar la pólvora y por quitarle el filo y la punta a la espada, sin advertir que espada sin punta y sin filo no es espada, sino hierro viejo, y que la pólvora con agua no lanzará el proyectil. Sus periódicos, libros y discursos, barnizados de catolicismo, pero sin el espíritu y vida de él, son en el combate de la propaganda lo que la espada de Bernardo y la carabina de Ambrosio, que tan famosas ha hecho por ahí el modismo popular para representar toda clase de armas que no pinchan ni cortan.

MÁS CIZAÑA DEL ANTICRISTO FRANCISCO





El Papa Francisco condena a los católicos “fanatizados” con la claridad doctrinal

22/05/17 12:03 AMpor RORATE CÆLI

Debajo presentamos fragmentos de la homilía del papa Francisco en Casa Santa Marta el viernes 19 de mayo de 2017, el mismo día de los discursos de los firmantes de la dubia, el cardenal Burke y el cardenal Caffarraen el Foro Romano por la Vida. ¿Es esta la respuesta del papa Francisco a la ‘dubia’ de los cuatro cardenales?:

“Entonces nos enfrentamos con dos grupos de personas. El grupo de los apóstoles que quieren discutir el problema y los otros que van y crean problemas, dividen, dividen a la Iglesia. Dicen que lo que predican los apóstoles no es lo que dijo Jesús, y que no es la verdad.”

“Han habido muchos [concilios], hasta el Vaticano II, que clarificaron la doctrina: por ejemplo, cuando recitamos el Credo, es el resultado de concilios que definieron la doctrina… Es un deber de la Iglesia clarificar la doctrina para que se comprenda mejor lo que Jesús dijo en los Evangelios, o cuál es el espíritu de los Evangelios…”

“Pero siempre existió aquella gente que sin ningún cargo va a turbar a la comunidad cristiana con razonamientos que trastornan a las almas: ‘Eh, no. Éste que ha dicho eso es herético, aquello no se puede decir, aquello no, la doctrina de la Iglesia es ésta…”. Y son fanáticos de cosas que no son claras, como estos fanáticos que iban allí sembrando cizaña para dividir a la comunidad cristiana.  Y éste es el problema: cuando la doctrina de la Iglesia, la que viene del Evangelio, la que se inspira en el Espíritu Santo – porque Jesús dijo: ‘Él les enseñará y les hará recordar lo que yo he enseñado’ – aquella doctrina se vuelve ideología. Y ésta es la gran equivocación de esta gente.”

“No debemos temer cuando escuchamos las opiniones de los ideólogos de la doctrina. La Iglesia tiene su propio magisterio, el magisterio del Papa, de los obispos, de los concilios, y debemos ir por el camino que viene de la predicación de Jesús, y de la enseñanza y asistencia del Espíritu Santo, que está siempre abierto, siempre libre… esta es la libertad del Espíritu, pero en la doctrina… la doctrina une, los concilios siempre unieron a la comunidad cristiana… la ideología divide… para ellos la ideología es más importante que la doctrina: ellos dejan de lado al Espíritu Santo.”

“Hoy es mi deber pedir la gracia de una obediencia madura al magisterio de la Iglesia, la obediencia a lo que la Iglesia ha enseñado siempre, y continúa enseñándonos… Se desarrolla en los Evangelios, se explica cada vez mejor, en fidelidad a Pedro, los obispos, y en última instancia, al Espíritu Santo que guía y apoya este proceso… recemos por aquellos que transforman la doctrina en ideología, para que el Señor les de la gracia de la conversión a la unidad de la Iglesia, del Espíritu Santo y la verdadera doctrina.”

L’Osservatore Romano, ed. quotidiana, Anno CLVII, n.116, 20/05/2017,
(Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original)


COMENTARIOS ELEISON - CONSAGRACIONES REALIZADAS




Número DXIV (514)
20 de mayo de 2017

Consagraciones Realizadas

Mons. Williamson



La “Viejaiglesia” no puede perecer. Cuando el hombre obre
Conforme a lo que Nuestra Señora pide, véanlo realizarse.

Gracias en parte, indudablemente, a las oraciones de los lectores, las dos Consagraciones, la de Mons. Zendejas y la de Rusia se llevaron a cabo exitosamente en Vienna, Virginia, USA, el 11 y 12 de mayo respectivamente. El clima no fue muy bueno el 11 de mayo porque llovió a cántaros, pero el toldo era resistente al agua y cupo perfectamente una congregación de aproximadamente 500 personas provenientes de todo Estados Unidos, y algunos de más lejos. El clima estuvo un poco mejor el 12 de mayo para la primera Misa Pontifical del nuevo obispo con la Consagración de Rusia, y con una congregación solo un poco más pequeña que el día anterior.

Gracias debemos especialmente al P. Ronald Ringrose, Párroco Tradicional de Vienna, en cuya Rectoría tuvo lugar la doble Consagración. Él ha mantenido la parroquia de San Atanasio como un bastión de la Tradición Católica a poca distancia de la capital de los Estados Unidos por más de 30 años, lo cual es un logro considerable en estos tiempos tan confusos para la Iglesia Católica. “Ad multos annos” dice la Madre Iglesia a sus siervos devotos – que el P. Ringrose prospere por muchos años más.

sábado, 20 de mayo de 2017

RECONCILIACIÓN (ACTUALIZACIÓN DE UNA ENTRADA)



Coincidentes.


“La historia de la Iglesia muestra que la curación de los males que la afligen, se lleva a cabo habitualmente de manera lenta y gradual, y cuando un problema se termina, hay otro que comienza oportet haereses esse. Pretender esperar a que todo se arregle para llegar a lo que ustedes llaman un acuerdo práctico, no es realista”.

(Mons. Fellay, Carta a los tres obispos, 14 abril 2012)



“Por supuesto que lo mejor sería que Roma renunciara a los errores conciliares, regresara a la Tradición y únicamente después, sobre esta base, la Fraternidad obtuviera automáticamente un estatus canónico regularizado en la Iglesia. Sin embargo, la realidad nos incita a no hacer depender un eventual acuerdo de una gran autocrítica de Roma, sino de una atribución de garantías reales que Roma, tal cual ella es, permitiera a la Fraternidad permanecer tal como es”.

(Mons. de Galarreta, entrevista en Polonia, 7 abril 2013)



“Debemos empezar a caminar juntos (con Roma) con un profundo amor los unos por los otros y aceptar nuestras respectivas diferencias. Pero caminar significa levantarse y hacer un recorrido juntos, no esperar que se resuelvan todas las cuestiones doctrinales antes de moverse”.

(Justin Welby, primado de la Iglesia anglicana, entrevista a la revista paulina “Jesus”, diciembre 2013).



Con Mons. Fellay tengo una buena relación. Hemos hablado varias veces. A mí no me gusta forzar las cosas. Caminar, caminar, caminar, después se verá”.

(Francisco, entrevista de La croix, 13 mayo 2017.)


DETALLES DE LOS INCIDENTES EN SAN NICOLÁS DE CHARDONNET







LAS NEGOCIACIONES ROMA-FSSPX PROVOCAN UNA CRISIS EN SAN NICOLÁS DE CHARDONNET

Este domingo 14 de mayo, el atrio de la iglesia San Nicolás de Chardonnet está en ebullición. Algunas horas más temprano, el cura de la emblemática parroquia parisina ocupada por los tradicionalistas desde 1977, el P. de la Rocque, fue relevado de sus funciones, con otros decanos de la Fraternidad sacerdotal San Pío X (FSSPX). ¿Motivo de la desgracia? Haber difundido, sin someter el texto a sus superiores, una declaración firmada por siete decanos y superiores de congregaciones de la FSSPX. Esta declaración critica el reconocimiento por Roma de los matrimonios celebrados entre los fieles de la Fraternidad a condición de que el intercambio de consentimientos sea recibido por un sacerdote en comunión con Roma o un sacerdote de la Fraternidad con autorización del obispo. Pero en el fondo, lo que se juega va más allá de este asunto del matrimonio y toca al proceso de acercamiento con Roma, mientras que la eventualidad de la creación de una prelatura personal, bajo el modelo del Opus Dei, fue planteada el año pasado por el secretario de la comisión pontifical Ecclesia Dei. Esta comisión gestiona en el Vaticano las discusiones con los tradicionalistas. En las filas de la FSSPX, algunos tienen la opinión de que sus convicciones doctrinales son sacrificadas sobre el altar de la política de acercamiento.

La culpa del P. de la Rocque

“Estamos completamente indignados, afirma una joven. Nuestro párroco, el P. de la Rocque, defendía la doctrina. Y de repente lo hacen a un lado porque dijo la verdad. Yo estoy en contra de la prelatura y contra todo acuerdo, pues lo que nosotros queremos es conservar la fe católica, la que Mons. Lefebvre nos transmitió. ¿Por qué querer un acuerdo, por qué una prelatura? ¿Para tener el poder, para ser prelado? Nosotros no queremos el poder. Lo que queremos, es salvaguardar los verdaderos sacramentos”. Otra fiel defiende la opinión contraria: “No, era necesario apartar al P. de La Rocque, pues lo que hizo es grave, es insubordinación”. En el atrio, un hombre comenta la situación: “En realidad, en todas estas negociaciones, lo que molesta a la gente es que éstas no tratan el fondo de los desacuerdos entre los tradicionalistas y la iglesia conciliar, sino únicamente sobre una regularización canónica. El papa Francisco, con una cierta habilidad diplomática, da pequeños pasos y otorga pequeñas concesiones, avanza con el acuerdo de Mons. Fellay”.

FRANCISCO EL DEMOLEDOR


ADEFESIOS BERGOGLIANOS
(¡y en la misa de Fátima!)
Artículos vistos en CATAPULTA






FATIMA: ME QUEDO CON EL RABINO




Para seguir avanzando con sus planes de implantar “su” propia Iglesia, Bergoglio ha instrumentalizado el mensaje de Fátima y para eso lo tergiversó.
De las palabras claves pronunciadas por la Virgen y el Ángel de Portugal – penitencia, conversión, reparación, castigo, infierno– apenas hizo referencia incidental o las disimuló en sus matetes. Como tampoco hizo mención alguna sobre la inmoralidad contemporánea, que ya roza lo inimaginable.

Y van dos ejemplos de la tergiversación bergogliana del tremendo mensaje teológico de Fátima, intentándolo hacer pasar por un mensaje meramente social: