viernes, 24 de febrero de 2017

DESDE ROMA CONFIRMAN LAS INFORMACIONES RECIENTES






LEFEBVRIANOS A CASA

En el Esquilino surgirá el Centro de estudios de San Pío X. Acuerdo cercano. Decisivo el papel del Papa.

Matteo Matzuzzi
24 de febrero de 2017.

Roma. La fractura entre la FSSPX (los lefebvrianos) y la Santa Sede está a punto de ser reparada. El acuerdo por el establecimiento de la prelatura personal -que garantiza una amplia autonomía de gestión y pastoral- ya está próximo. La confirmación de que las lentas y complejas tratativas se encaminan hacia una solución positiva, es la negociación para la adquisición del complejo de Santa María Inmaculada en el Esquilino, a poca distancia del Lateranense. La iglesia neogótica construida a finales del siglo XIX y principios del siglo XX por los Hermanos de la Caridad está flanqueada por un edificio que fue destinado en los años pasados para una escuela elemental y media. Il Foglio se ha enterado que allí surgirá un centro de estudios y, en una segunda fase, se volverá con toda probabilidad la sede de la casa general lefebvriana. Quien aceleró todo esto fue directamente el Papa, a través de Mons. Guido Pozzo, secretario de la pontificia Comisión Ecclesia Dei.

Del 17 al 20 de enero, en Santa Marta, se alojaron Mons. Bernard Fellay (el Superior de la FSSPX), Mons. Alfonso de Galarreta y el asistente general, P. Alain Nély. Las negociaciones fueron presenciadas por la Superiora de las hermanas de la Fraternidad. El P. Nély es la persona encargada de completar la adquisición del complejo.

Que Francisco tenga un papel de primer plano en las negociaciones, no debe sorprender.  Recordó el mismo Fellay que la relación entre Bergoglio y la Fraternidad tiene raíces profundas. "Bergoglio nos conoce desde que estaba en Argentina. En Argentina hay un concordato que permite a los sacerdotes extranjeros obtener permiso de residencia a condición de que lo acepte el obispo local. Teníamos un problema con un obispo que no quería nuestra presencia allí. Entonces, el superior de distrito de América del Sur se entrevistó con el cardenal Bergoglio para exponerle el problema. Su respuesta fue muy clara: 'Es obvio que ustedes son católicos, que no son cismáticos; los voy a ayudar' ¡Y nos ayudó! Se comunicó con Roma. Dirigió al Gobierno una carta favorable a nosotros. Enseguida, ya como Papa, con ocasión del Jubileo extraordinario de la misericordia, concedió a los fieles que “por diversos motivos” frecuentan las iglesias donde ofician los sacerdotes de la Fraternidad, de recibir válida y lícitamente la absolución sacramental de sus pecados. Facultad extendida más allá del período jubilar “confiando en la buena voluntad de sus sacerdotes para recuperar la plena comunión con la Iglesia católica”.

Los problemas, sin embargo, permanecen. Sobre todo en el interior de la variada realidad lefebvriana. La situación es más o menos la de 2012, cuando Mons. Fellay, sorprendentemente, decidió rechazar la mano extendida por Benedicto XVI, no aceptando las condiciones teológicas puestas por Ratzinger para la conclusión positiva de la negociación. Un factor decisivo fue la fisura entre las áreas alemana y francesa de la Fraternidad. Si hubiera sido por los miembros de la primera, la FSSPX ya habría vuelto a la comunión con Roma hace cinco años. Las cuestiones puestas sobre la mesa fueron juzgadas solucionables y no impiden concluir el acuerdo. Los perdedores fueron los franceses, menos dispuestos a llegar a un acuerdo. Fellay parece dispuesto a superar el punto muerto, incluso a costa de pérdidas dolorosas entre sus fieles y sacerdotes.


EL VÍNCULO INDISOLUBLE ENTRE LA SHOAH Y EL VATICANO II – DEL “CASO WILLIAMSON” (2009) AL ACUERDO HOLOCAUSTICO-MODERNISTA (2017)






I

LA NEO-RELIGION HOLOCÁUSTICA MODERNISTA

Abraham H. Foxman (Director de la Liga antidifamatoria de la B´naiB´rith) ha dicho: “El holocausto no es simplemente un ejemplo de genocidio, sino un ataque casi conseguido a la vida de los hijos elegidos de Dios, y por ello a Dios mismo
[1]

Para el judaísmo talmúdico, la shoah tiene un valor religioso porque Israel es el “dios” de la humanidad y Jesús un impostor. Por ello el cristiano no puede desinteresarse de este falso “dogma” (escondiéndose bajo la excusa de que es solo una cuestión histórica de la cual la Iglesia no se ocupa…), lo cual destruiría la fe del Evangelio. Rehusarse a hacerlo significaría renegar implícitamente la unicidad del holocausto de Cristo único Redentor de la humanidad entera.

La Teología católica enseña que el judaísmo es responsable de la muerte del Verbo Encarnado, verdadero Dios y verdadero Hombre. Todos los Padres de la Iglesia (Tradición) fundándose en la Escritura y el Magisterio, que es el intérprete oficial de las dos fuentes (Tradición y Escritura) de la divina Revelación (cfr. Pio XI, Mit brennender Sorge, 1937) lo afirman[2].

El neomodernismo, a partir de la declaración Nostra aetate (1965) ha buscado negar la doctrina del deicidio, contenida en la Escritura y en la Tradición (Revelación Divina) y enseñada por el Magisterio tradicional de la iglesia (oficio de la recta interpretación de la Revelación divina).

El católico que quiere conservar la fe integra y pura, sin la cual es imposible agradar a Dios (S. Pablo, Rom. X, 9), no puede adherir, por el principio evidente de no contradicción, a Nostra aetate y al mismo tiempo a la revelación divina, contenida en la S. Escritura y en la Tradición, interpretada por el Magisterio tradicional.

La Revelación, la Fe, y la Doctrina católica, o se le acepta íntegramente como es y entonces ella abre el camino al cielo si está acompañada de las buenas obras o de la caridad sobrenatural, o por el contrario, si se niega un solo artículo o verdad de Fe, se la rechaza por entero, y entonces se halla el camino para el infierno, porque “sin la Fe es imposible agradar a Dios” (Hbr. XI, 6).

En efecto, o Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, y por lo tanto el judaísmo rabínico es culpable del deicidio, o por el contrario Israel es Dios y por lo tanto todo atentado contra él y lo que le pertenece es deicida y la nueva religión es aquella de la shoah.  Tertium non datur (no hay una tercera opción). Es imposible tener como tercera tesis la del “judeo-cristianismo”, que es “hacer cuadrar el círculo”, según la cual Jesús se ha dicho Dios, Israel lo es realmente y la shoah es el “Mal absoluto”, otra contradicción en los términos porque el mal es la privación del bien y no es un absoluto.

Cuando Benedicto XVI, en el 2009, ha dicho que para ejercitar el sacerdocio y el episcopado en la iglesia es necesario creer en la shoah (cfr. el “caso Williamson”) no solo ha cometido un gran abuso de poder, sino que ha tomado de manera todavía más radical la falsa vía del judaísmo talmúdico, que diviniza a Israel y niega implícitamente la divinidad de Cristo.

El ambiente católico tradicionalista no ha querido comprender el alcance anticrístico del “caso Williamsom” (sin tener en cuenta la persona del obispo en cuestión), rehusándose a valorar la doctrina que está en juego ahí. No se debe hacer una cuestión personal sino doctrinal: “quien no está conmigo está en contra de Mí” (Mt., XII 30). Ahora bien, sin Jesucristo no se entra en el Reino de los cielos[3].

Vaticano II a la luz de la shoah según Ben Horim

Aunque según el ex ministro de la embajada de Israel en Italia, encargado de las relaciones con la Santa Sede de 1980 a 1986, Nathan Ben Horim (nuevos horizontes entre hebreos y cristianos, Padua, mensajero, 2011), la nueva relación entre judaísmo y cristianismo se debe “a tres eventos: la shoah[4], el nacimiento del estado de Israel y el concilio Vaticano II” (ibídem, p. 11).

En efecto la shoah impondría reflexiones históricas, políticas y morales de enorme alcance, a las cuales nadie -ni siquiera la Iglesia- podría sustraerse. De la shoah (1942-1945), pasando por Nuremberg (1946), nació el estado de Israel (1948) que tiene sobre todo un significado étnico y también normativo-religioso para el judaísmo. De estas reflexiones, morales, políticas, étnico-religiosas (desde que el judaísmo es un pueblo o estirpe que se reconoce con una cierta práctica ética o religiosidad[5]) ha nacido el concilio Vaticano II (1962-1965), que “señala un giro en la historia de la iglesia católica[6]. (…) Uno de los cambios más significativos del concilio ha mirado las relaciones con los judíos, (…) “que siguen siendo todavía muy queridos por Dios” (ivi).

El diplomático israelita admite que “el cambio en la visión cristiana de los judíos, no sería jamás conseguido si no hubiese existido la shoah, Nuremberg y el nacimiento del estado de Israel” (ibídem p. 12). Él define el judaísmo con el trinomio “Torah, Pueblo, Tierra” (ib., p. 107).

El problema del concilio está sustancialmente ligado a la judaización del cristianismo (Nostra aetate, 28 octubre 1965) y está indisolublemente ligado a aquel de la shoah. Quien no quiere admitirlo, o es incapaz de ver la realidad o no quiere admitirla porque no le agrada.

El judaísmo talmúdico quiere la capitulación de la FSSPX

El 16 de septiembre del 2011 -según el rabino Levi Brackman- algunos grupos judíos especialmente estadounidenses (Abraham Foxman director del ADL del B´naiB´rith y el rabino David Rosen del America Jewish Committee) “han expresado su preocupación de que el Vaticano podría volver a poner en discusión 40 años de progreso en las relaciones judeo-católicas”[7]Ellos por tanto advierten que Nostra aetate 4 y Lumen Gentium 16 (“los dones de Dios –Antigua Alianza– son irrevocables”) “no pueden ser puestos en discusión y dejados al libre arbitrio”.  Si lo fueren, el dialogo judeo-cristiano cesaría.

Espero que el mundo ligado a la Tradición no quiera capitular basándose en la ilusión de que el liberalismo aperturista de Francisco I les concederá todo sin pedir nada. Sobre todo la premisa pro-shoah del 2009 deja algunas perplejidades, porque la shoah, sionismo y Nostra aetate forman una sola cosa.  Parvus error in principio magnus est in fine. (Un pequeño error al inicio se vuelve grande al final).

Es por este motivo que el “caso Williamsom” es de capital importancia (en sí mismo y no por la persona en cuestión) y su expulsión de la FSSPX no puede no llevar a la aceptación del Concilio Vaticano II y a la subordinación en relación con los “judíos, nuestros hermanos mayores en la fe de Abraham” (Juan Pablo II, 13 abril 1986, discurso en el templo mayor de Roma).

II

EL CASO KRAH-WILLIAMSON-NAHRATH 2010

Hacia la mitad de noviembre 2010, Mons. Richard Williamson, acusado de “negacionismo” decide hacerse defender por el abogado Wolfram Nahrath. Por ello pregunta a su primer defensor, el abogado Matthias Lossmann, si quiere defenderlo junto con Nahrath. Lossmann se rehusa y Mons. Williamson lo retira del cargo.

El administrador (*) de la FSSPX Maximilian Krah y el Sionismo

(*): Nota de NP: Krah es administrador de ciertos fondos de la FSSPX.

HUMILDAD




“Ser humilde es desear la estima de Dios y despreciar la de los hombres. “Ama ser ignorado y tenido por nada”: por lo tanto debemos trabajar por negar toda influencia sobre nuestro corazón a palabras como “promociones”, “popularidad”, “estima”, y otras fórmulas hechas de este género. Cristo fue contado entre los malhechores: ¿por qué nosotros queremos tanto ser contados entre los mejores?”.


Padre Edouard Pope, “Carta a los sacerdotes”.

miércoles, 22 de febrero de 2017

COMENTARIOS ELEISON - POLITICA DEMIGRACIÓN




Número DI (501)
18 de febrero de 2017

Política de Migración

Mons. Williamson




¡Que Blancos y Musulmanes peleen en guerra mortal!
Luego, como antes no pudimos, podemos gobernar.

Discutiendo una semana después en la televisión húngara el mal comportamiento de los inmigrantes en Colonia al final del año pasado, un otrora político y líder economista de Hungría, el Dr. László Bogár, intentó descubrir las raíces del problema de la invasión migratoria, que continúa en Europa, ver – youtu.be/TKpe4swiVOc. Su análisis de las raíces políticas va tan lejos como la opinión pública le permite ir al nombrar el Innombrable Poder Global detrás de la invasión, pero él para nada se acerca a las raíces religiosas, las cuales son decisivas. Sin embargo, hoy en día ¿quién piensa todavía que la religión cuenta para algo en el mundo? Es de esperar que los lectores de estos “Comentarios” puedan tanto concebir que este ponzoñoso Poder existe, así como que la verdadera Iglesia Católica es la única que puede neutralizar la ponzoña. He aquí en bastardilla el análisis del Dr. Bogár, acortado y adaptado:

Un Poder Global desea aniquilar todo lo que es humano, todo lo que tiene dignidad. Y como el Hombre Blanco Europeo todavía posee demasiado de esto, ese Poder quiere aniquilar al Hombre Blanco Europeo. Por consiguiente está bombeando hacia Europa una masa de inmigrantes extranjeros con la ayuda de recursos gigantescos. Pues ciertamente debería ser obvio a cualquiera con una pizca de sentido común que para el relativamente rápido bombeo de millones de personas a través de miles de kilómetros, cierto número de cosas son necesarias.

En primer lugar, para financiar la operación, digamos un mínimo de diez billones de dólares. En segundo lugar, para dirigir y controlar tal bombeo, un mínimo de unos pocos miles de agentes estrictamente secretos, y si alguna vez una luz ocasionalmente alumbró esta hábilmente disfrazada operación, entonces, en tercer lugar, los medios de comunicación se necesitaban para reparar el disfraz a toda velocidad. En cuarto lugar, para organizar la operación, la completa colaboración del sindicato global del crimen era indispensable con sus decenas de miles de traficantes de seres humanos para manejar a los inmigrantes. Y, finalmente, era necesaria la cínica colaboración de los políticos Europeos en la cima, tales como el Primer Ministro Británico que nos visitó aquí hoy y los líderes de Francia y Alemania, todos los cuales participaron del mismo modo en la destrucción de Libia y Siria. Además de crear el caos, estos líderes han orgullosamente anunciado que lo están haciendo en nombre de Europa, de la cultura Occidental, de la democracia. He aquí los verdaderos culpables del horror que recién vimos en Colonia y algo me susurra que esto es sólo un débil preludio de algo mucho más siniestro . . .

La verdad es que Europa está siendo arrastrada a un conflicto tan brutal como la Primera y la Segunda Guerra Mundial, por el mismo Poder Global. En efecto, Europa se está dejando arrastrar a la Tercera Guerra Mundial. La invasión de inmigrantes es sólo el producto final de un enorme proceso oculto. Ahora, uno puede contrarrestar el horror al final del proceso pero si no comprendemos el proceso en sí mismo y lo cortamos de raíz dentro de la estructura global de poder, entonces los horrores como la invasión migratoria solo continuarán. Desafortunadamente se necesita aquí cooperación internacional, pero la realidad es que el líder Húngaro Viktor Orban ha estado prácticamente solo. Cuando Libia estaba siendo bombardeada como un Infierno, él fue el ÚNICO político Europeo que expresó sus preocupaciones y sus reservas sobre lo que las consecuencias estratégicas iban a ser. Muy, muy pocos otros políticos expresaron las mismas preocupaciones. Por consiguiente Hungría tuvo que dar un paso al frente y es por eso que nosotros estamos bajo constante ataque. En Hungría no necesitamos pelear una guerra civil porque hemos cerrado nuestras fronteras, pero ahora debemos esperar para que las otras naciones de Europa hagan lo mismo.

Desgraciadamente, cuando se trata de arrancar de raíz el proceso por el cual los horrores de los inmigrantes en las ciudades Europeas son meramente los frutos podridos, triste es decirlo, Europa está ya totalmente vencida. El proceso solamente puede llevar a una guerra civil. PERO ESE ES EL OBJETIVO. Esto es lo que este Poder Global quiere. El Poder Global quiere sobre todo una brutal guerra de 30 años sin fin, como la devastadora Guerra de los 30 Años del siglo 17mo (que fue el trabajo del mismo Poder Global). Quiere precisamente que se desarrolle en Europa una guerra civil que se extienda por décadas.

Kyrie eleison.


UN INSULTADOR SERIAL





Bergoglio sigue con sus ataques sibilinos a los Mandamientos y acaba de introducir una distinción desconocida-al menos para mí-entre lo que sería la sustancia y la formalidad. Si tuviese que intentar explicarlo, yo diría que está buscando es privilegiar de manera absoluta y excluyente el papel de la conciencia, aumentando la confusión originada por Amoris laetitia. Pero de eso espero ocuparme en otro momento. Hoy interesa conocer la equiparación que hizo entre el “homicidio efectivo” y las “palabras injuriosas” que “se ponen en la misma línea” y “revelan la misma malevolencia” del asesinato:

“Con respecto al mandamiento “no matar”, Él (Nuestro Señor Jesucristo) afirma que es violado no sólo por el homicidio efectivo, sino también por aquellos comportamientos que ofenden la dignidad de la persona humana, incluidas las palabras injuriosas (Cfr. v. 22). Ciertamente, estas palabras injuriosas no tienen la misma gravedad y culpabilidad del asesinato, pero se ponen en la misma línea, porque son sus premisas y revelan la misma malevolencia. Jesús nos invita a no establecer una jerarquía de las ofensas, sino a considerarlas todas dañinas, en cuanto movidas por la intensión de hacer el mal al prójimo. Y Jesús da el ejemplo. Insultar: pero, nosotros estamos acostumbrados a insultar, es como decir “buenos días”. Y esto está en la misma línea del matar. Quien insulta al hermano, mata en su propio corazón al hermano. Por favor, ¡no insultar! No ganamos nada…”


Notable es que Bergoglio pida “Por favor, ¡no insultar” porque es la misma persona que no se ha cansado de insultar e injuriar a todos los que no están de acuerdo con él. Y los amigos de “Opportune e importune” se han tomado el trabajo de catalogar las muchas imprecaciones que les ha destinado a los osados que se han atrevido a disentir, sea por hechos reales o presuntos:

“Viejas comadres - Fomentadores de la coprofagia – Especialistas del Logos - Desgranadores de rosarios – Funcionarios - Absorbidos por sí mismos – Neopelagianos – Prometeicos – Restauracionistas - Cristianos ideológicos – Pelagianos – Llorones - Cristianos inflexibles - Modernos gnósticos - Cristianos líquidos - Cristianos superficiales - Esclavos de la superficialidad - Momias de museo - Príncipes renacentistas - Obispos de aeropuerto - Cortesanos leprosos – Ideólogos - Caras largas - Caras de funeral – Gnósticos - Obispos carreristas – Huraños – Autoritarios – Elitistas - Pesimistas denunciadores y desilusionados - Cristianos tristes - Cristianos con la cara de pepinillo en vinagre - Infantiles, temerosos de bailar y de gritar, miedosos de todo - Que buscan certeza en todas las cosas - Cristianos alérgicos a la predicación - Cristianos cerrados, tristes, enredadores, que no son cristianos libres - Cristianos paganos - Pequeños monstruos - Cristianos derrotados - Cristianos papagayos - Cristianos que repiten el Credo como papagayos - Cristianos con la fe aguada - Cristianos sin esperanza - Tiradores de la Inquisición - Ideólogos de lo abstracto – Fundamentalistas - Sacerdotes untuosos e idólatras - Adoradores del dios Narciso - Sacerdotes vanidosos y mariposones - Cristianos con el corazón agusanado - Religiosos que tienen el corazón amargo como vinagre - Promotores del veneno de la inmanencia - Cerrados en la formalidad de un oración gélida, avaros - Estériles en su formalismo - Gente vieja y nostálgica de estructuras y usos que no vivifican más el mundo de hoy - Jóvenes maniáticos de la moda - Cristianos de pastelería - Turistas existenciales - Cristianos anestesiados - Cristianos hipócritas interesados solamente en su formalismo - Enfermos de pereza - Cristianos perezosos - Personas sin luces, deprimentes – Egoístas – Autorreferenciales - Cristianos veletas - Agusanados en el corazón - Débiles hasta la pudrición - Con el corazón negro - Cristianos de corazón débil - Cristianos enemigos de la cruz de Cristo - Caviladores moralistas - Contemplativos distantes”.


Esta manía insultadora exhibe la rabia profunda que Bergoglio experimenta cada vez con mayor frecuencia, desequilibrado psicológicamente como está por su insana pasión por el poder.

Tengamos presente que se trata de un incontinente verbal que no tiene reparos morales en descalificar e injuriar, para después presentarse como el adalid de la misericordia. Lo será, pero de la boca para afuera. Que lo digan, si no los Franciscanos de la Inmaculada o el Cardenal Burke.

Pronostico que la ristra de improperios se alargará, a medida que Bergoglio no las tenga todas consigo. En buena hora, sea así.



MÁS FALACIAS BERGOGLIANAS (ahora se mete con los Mandamientos)






1) La confusión e incoherencia intelectual de Bergoglio se exhibe crudamente en las homilías diarias que les asesta a los pobres asistentes a sus misas en Santa Marta. Todas ellas son modelos de ambigüedad, de equivocidad, de insidias, pero que, no obstante, sirven para comprobar de su resentimiento contra la religión de siempre, contra “lo establecido”. Su método favorito y casi único es el empleo de la falacia, estableciendo falsas oposiciones, algo común a todos los demagogos y utopistas. Y van dos últimos ejemplos:

2) Homilía del 27 de enero:

“No correr el riesgo, por favor, no… la prudencia…’. Los mandamientos, todos, todos… Sí, es verdad, pero esto te paraliza también, te hace olvidar las tantas gracias recibidas, te quita la memoria, te quita la esperanza porque no te deja ir. Y el presente de un cristiano, de una cristiana así es como cuando uno va por la calle y viene una lluvia inesperada y el vestido no es tan bueno y se encoge la tela… Almas estrechas… ésta es la pusilanimidad: éste es el pecado contra la memoria, el coraje, la paciencia y la esperanza. Que el Señor nos haga crecer en la memoria, nos haga crecer en la esperanza, nos dé cada día coraje y paciencia y nos libere de esa cosa que es la pusilanimidad, tener miedo de todo… Almas restringidas para conservarse. Y Jesús dice: ‘El que quiera conservar su propia vida, la pierde’”. http://es.radiovaticana.va/news/2017/01/27/papa_el_miedo_a_todo,_el_pecado_que_paraliza_al_cristiano/1288633

Aquí Bergoglio insinúa sibilinamente que el cumplimiento estricto de los diez Mandamientos (“todos, todos”) es propio de los “pusilánimes” con “almas estrechas y restringidas”, que tienen “miedo de todo” (¿de irse al infierno, quizás?)




3) Homilía del 5 de febrero:

“Cuando Jesús dice: ‘El Padre siempre actúa; también yo actúo siempre’, los Doctores de la Ley se escandalizaron y querían matarlo por esto. ¿Por qué? ¡Porque no sabían recibir las cosas de Dios como don! Sólo como justicia: ‘Estos son los Mandamientos. Pero son pocos, hagamos más. Y en lugar de abrir el corazón al don, se han escondido, han buscado refugio en la rigidez de los Mandamientos, que ellos habían multiplicado hasta 500 o más… No sabían recibir el don. Y el don sólo se recibe con la libertad. Y estos rígidos tenían miedo de la libertad que Dios nos da; tenían miedo del amor.El cristiano es esclavo del amor, no del deber”.

“Y por esto hoy hemos alabado al Padre: ‘¡Eres grande Señor! Te amo tanto, porque me has dado este don. Me has salvado, me has creado’. Y ésta es la oración de alabanza, la oración de alegría, la oración que nos da la alegría de la vida cristiana. Y no aquella oración cerrada, triste de la persona que jamás sabe recibir un don porque tiene miedo de la libertad que siempre lleva consigo un don. Sólo sabe hacer el deber, pero el deber cerrado. Esclavos del deber, pero no del amor”. http://es.radiovaticana.va/news/2017/02/06/papa_el_cristiano_es_esclavo_del_amor,_no_del_deber/1290703

Y aquí vuelve a atacar obsesivamente a los Doctores de la Ley -que no son los fariseos, claro está, sino los católicos- esos que buscan refugio en “la rigidez de los Mandamientos”, concluyendo que existe oposición entre “la esclavitud del amor” y “la esclavitud del deber”. Un sinsentido total de implicancias malévolas.

Como de costumbre, pido al Señor que nos deshaga de tan deplorable personaje y al pueblo de Roma que pegue más afiches.

Nota catapúltica


domingo, 19 de febrero de 2017

EL DOBLEPENSAR DE LA NEO-FSSPX





“Doblepensar significa el poder, la facultad de sostener dos opiniones contradictorias albergadas a la vez en la mente. El intelectual del Partido sabe en qué dirección han de ser alterados sus recuerdos; por tanto, sabe que está trucando la realidad; pero al mismo tiempo se satisface a sí mismo por medio del ejercicio del doblepensar en el sentido de que la realidad no queda violada. Este proceso ha de ser consciente, pues, si no, no se verificaría con la suficiente precisión, pero también tiene que ser inconsciente para que no deje un sentimiento de falsedad y, por tanto, de culpabilidad.
El doblepensar está arraigado en el corazón mismo del Ingsoc, ya que el acto esencial del Partido es el engaño consciente, conservando a la vez la firmeza de propósito que caracteriza a la auténtica honradez. Decir mentiras a la vez que se cree sinceramente en ellas, olvidar todo hecho que no convenga recordar, y luego, cuando vuelva a ser necesario, sacarlo del olvido sólo por el tiempo que convenga, negar la existencia de la realidad objetiva sin dejar ni por un momento de saber que existe esa realidad que se niega…, todo esto es indispensable. (…)
Estas contradicciones no son accidentales, no resultan de la hipocresía corriente. Son ejercicios de doblepensar. Porque sólo mediante la reconciliación de las contradicciones es posible retener el mando indefinidamente”.

(George Orwell, 1984)


“Uno de vuestros grandes (representantes) ha dicho una vez que hay una hora de la diversidad reconciliada. Pedimos hoy esta gracia, la gracia de esta diversidad reconciliada en el Señor”.

(Francisco, discurso en su visita al templo luterano de Roma, 15 de noviembre de 2015)



Entre las muchas causas que podrían encontrarse para dar una respuesta al por qué los sacerdotes de la Fraternidad no reaccionan ante la debacle de su congregación, a punto de rendirse sin resistencias ante la Roma modernista, una de esas causas podría ser el autoconvencimiento de que en la congregación todavía hay voces que critican a Roma, que públicamente denuncian los escándalos de Francisco y que aún repudian el concilio. La idea –veremos que falsa- de que se conserva la identidad recibida de Mons. Lefebvre, mantiene en una pasiva actitud a la mayoría de los clérigos, que prefieren no asomarse mucho a estos asuntos, dejando que de vez en cuando se escuche alguna voz para decir lo que, por supuesto, “todos piensan”. Pero esto no es otra cosa que una mirada parcial y ajena a la verdad completa. La Fraternidad está desde hace años enferma, podriamos decir, de un doblepensar, que le ha sido inoculado lentamente por los liberales que la comandan. Una vez aceptada la contradicción en su seno, ya no es posible reaccionar porque no se alcanza a ver enteramente la verdad. Las contradicciones deben ser resueltas, no reconciliadas. La Fraternidad está en vías de reconciliar la Tradición católica con la nueva religión conciliar; la religión del Dios que se hace hombre con la religión del hombre que se hace dios; Mons. Lefebvre con Francisco. Diversas etapas fueron contruyendo este camino: levantamiento de las “excomuniones”; motu proprio de la misa; declaración doctrinal de abril de 2012; capítulo general de 2012; proyecto de una prelatura; aceptación del nuevo código de Derecho canónico, etc. El doble mensaje y la ambigüedad se instalaron desde entonces.

Vemos ahora, por ejemplo, que el Superior de distrito de Sudamérica, P. Trejo, deplora y denuncia, en un artículo de la revista “Iesus Christus”, el ecumenismo de Francisco y el Vaticano II, diciendo que “La conmemoración de Lutero (es) un paso más del mismo proceso”, o también “Aunque el “camino” andado por Benedicto era para muchos más conservador, es el mismo que lleva Francisco. Es el Concilio. El verdadero problema no está en las personas sino en los principios. “Yo acuso al Concilio”, en el decir de Monseñor Lefebvre. Si hay Francisco, es porque hubo Concilio. De tal palo, tal astilla. Distintas velocidades, distintos momentos pero el mismo proceso” para terminar diciendo “Dios mío, si así funciona el Concilio, ¡salgamos ya de este camino!”.

Mientras tanto, el superior general de la congregación, afirma que ya no queda ningún obstáculo insalvable para un reconocimiento canónico de la Fraternidad” y “Creo que no es necesario esperar que todo esté arreglado en la Iglesia, que todos los problemas estén arreglados” (para aceptar el arreglo canónico). De esta manera establece claramente que la doctrina es un problema menor y que las diferencias doctrinales no son obstáculo para someterse a las autoridades modernistas romanas. Lo que permite que Mons. Fellay y los comandos de la Neo-Fraternidad continúen rumbo al acuerdo suicida, permitiendo que haya algunas voces que critiquen (moderadamente) el ecumenismo de Francisco y el concilio…por supuesto que sin decir palabra contra el acuerdismo de los superiores. Es así que Mons. Fellay aplica la misma política de “libertad de crítica limitada” dentro de su congregación, como lo hace Francisco dentro de la Iglesia oficial. Sabiendo bien que eso, antes que detener el proceso de acuerdo, sirve muy bien para detener toda acción pública tendiente a ponerlo en cuestión o resistirlo. Es el principio democrátco que permite el disenso controlado. Es la “diversidad reconciliada”. Por eso los que han decidido “resistir” desde dentro de la Fraternidad, no han hecho nada efectivo par impedir el avance del ralliement con Roma. Por el contrario, han sembrado en muchos la idea de que la congregación no está tan mal como parece o que no podrá caer bajo el oder de los modernistas.

La cita que presenta el Padre Trejo en su editorial, es absolutamente concluyente respecto de las intenciones de Francisco, y es suficiente para comprender hacia dónde va la iglesia conciliar y hacia dónde va a llevar a la Fraternidad, bajo el nuevo nombre y estructura de Prelatura San Pío X:

¿QUIÉN LO DIJO?







LO DIJO MONS. FELLAY



sábado, 18 de febrero de 2017

MONS. TOMÁS DE AQUINO OSB - LA VOZ DE FÁTIMA N° 1 Y N° 2






+
PAX
LA VOZ DE FÁTIMA


Vox túrturis audita est in terra nostra”
(Cant. II, 12)


FEBRERO– 2017
Nº 1

Comenzamos el primer número de esta modesta publicación realizada en honor del Inmaculado Corazón de María, del cual esperamos la salvación de nuestro país, de nuestras almas y del mundo entero. Lo que Nuestra Señora realizó en Portugal en el siglo XX, preservándolo durante medio siglo del comunismo, de la masonería y del modernismo; lo realizará también en nuestra patria y en el mundo entero si nos consagramos a su Inmaculado Corazón y si obedecemos a sus pedidos de no ofender más a Dios Nuestro Señor ya tan ofendido y hacemos reparación por las ofensas que Él es objeto así como Su Madre Santísima.

Que cada uno de nosotros responda con amor a los pedidos de Nuestra Señora de Fátima, conscientes de que el Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María son los últimos recursos dados al mundo para su salvación.

Portugal, en 1917, estaba en el más profundo caos político y económico y, además, los seminarios estaban casi vacíos, muchos obispos exiliados, la masonería mantenía al país bajo su dominio.

El gobierno había roto la unión entre el Estado portugués y la Iglesia en 1911. San Pío X reaccionó fuertemente, declarando nula y sin valor esta inicua decisión gubernamental.

Algunos años antes, en 1908, el rey D. Carlos y su hijo habían sido asesinados y la responsabilidad del gobierno recayó sobre D. Manuel, de 18 años, el cual no pudo impedir la proclamación de la república en 1910, debiendo huir del país.

¿Quién podría salvar Portugal? ¡Nuestra Señora! Apareciendo a tres pastorcitos en Cova da Iría, Ella cambió el rumbo de Portugal y hará lo mismo con el mundo si la escuchamos.

Pocos años después, un gobierno católico restituyó a Portugal su alma y Nuestra Señora protegió la nación portuguesa del comunismo, así como de la II Guerra Mundial, como lo afirmó Pío XII en 1946.

Seamos entonces cruzados de Fátima en este centenario de sus apariciones en Cova da Iría. Estudiemos, propaguemos y vivamos su mensaje que se resume en amar a Dios Nuestro Señor y en impedir por todos los medios los pecados con los cuales los hombres hieren Su Divino Corazón y el de Su Madre Santísima, por cuya intercesión nosotros esperamos la salvación de nuestra patria, de nuestras almas, del mundo entero y de la Iglesia, ocupada por sus más crueles enemigos que, sin embargo, serán vencidos por aquella de la cual la Santa Liturgia dice que venció todas las herejías.


LA VOZ DE FÁTIMA


Nº 2
11 de 
febrero de 2017

El Tercer Secreto y el Concilio
    
Los que estudian seriamente Fátima, saben que la llamada “revelación del Tercer Secreto” es una falacia.

Entre varios argumentos en apoyo de lo que digo, hay uno al cual me gustaría referirme y del cual, desgraciadamente, se habla poco: la causa por la que los Papas desde Juan XXIII hasta Francisco se negaron a revelarlo.

Indaguemos con toda simplicidad cuál sería el contenido allí existente que los haría callar tan obstinadamente.

¿Cuál es la “niña de los ojos” de estos Papas? ¿Acaso no es, evidentemente, el concilio Vaticano II? Sí, estimado lector, y eso es lo que quiero decir: estoy personalmente convencido de que en el Tercer Secreto está la “palabra mágica” “concilio”. Y ciertamente esta palabra figura allí en términos no elogiosos, sino como siendo la causa de la “desorientación diabólica” (1) en la cual vivimos; ese concilio, sin embargo, es considerado por los Papas mencionados como la “primavera de la Iglesia” (y ¡ay de aquel que lo cuestione! ¡¡¡Aunque sea la Madre de Dios!!!).
        
Sepa también el lector que esta convicción personal mía no es gratuita ni sin fundamento. Aduzco a su favor dos testimonios de dos personas de gran peso: el cardenal Oddi y Sor Lucía.

El Cardenal Oddi dijo: “Conforme a lo que conozco, está escrito que aproximadamente en 1960 el Papa convocaría un concilio del cual, contrariamente a lo que se esperaba, se derivarían muchas dificultades para la Iglesia” (2). A las palabras “conforme a lo que conozco”, con toda seguridad podríamos añadirles: “por lo que escuché de los que leyeron el Secreto”.
      
La Hermana Lucía, respondiendo a las preguntas que le hicieron, acerca de si el Secreto tenía que ver con el concilio y sus consecuencias, ella respondió: “No puedo decirlo, no puedo hablar” “Leí algunos documentos del concilio, pero no todos.” “Leí sobre algunos problemas, pero no leí todo” (3). Respuestas evasivas de quien no quiere responder a lo preguntado. ¿Por qué no lo haría? Si la respuesta fuese “no” sería muy simple de hacerlo. Pero si la respuesta fuese “sí” ella estaría ante dos problemas: 1) Ella no podía desobedecer a quienes tenían autoridad sobre ella, los cuales con toda certeza eran defensores acérrimos del Vaticano II y le tenían prohibido decirlo; 2) ella no podía mentir. De allí sus respuestas típicamente evasivas.

¡Qué bueno sería si todos los católicos estuviesen convencidos de la realidad de la tesis que defiendo! Por respeto y obediencia a las palabras de Nuestra Señora rechazarían el Vaticano II y las reformas posconciliares y volverían a lo que la Iglesia siempre enseñó antes del concilio y se adherirían a la Tradición bimilenaria.

Quiera Dios que así sea con la contribución de este modesto artículo.

U.I.O.G.D.
___________________________

1- Palabras de la Hermana Lucía, citadas en “Fátima joie intime événement mondial”, pág. 409.
2- 30 Giorni, noviembre de 1990.
3- Cf. Controverses, abril de 1995.