martes, 18 de julio de 2017

DE FRANCISCO Y SUS AMIGOS JUDÍOS



FRANCISCO RECIBE A JUDÍOS Y BAILA CON ELLOS



Dirty dancing. Bergoglio con sus amigos judíos ¿Papa o Rabino?



Un grupo de judíos jasídicos, encabezados por el rabino Edgar Gluck, hizo una serenata al Papa con la canción hassídica titulada "Largos años le saciarán".

NOTA SYLLABUS: ¿El rabino Gluck estará en el grupo de los “excomulgados” por Israel?




“EXCOMUNIÓN” ENTRE JUDÍOS: AMIGOS DE BERGOGLIO SON DESAUTORIZADOS POR ISRAEL





Rabinos argentinos rechazaron con indignación lo que denunciaron como una "lista negra" del Rabinato Central de Israel, que desautorizó casamientos y conversiones aprobados por 160 maestros religiosos de la diáspora judía, muchos de ellos de Argentina.

La nómina de los rabinos argentinos incluidos en la "lista negra" es la más amplia en el mundo después de la de Estados Unidos. Otros países cuyos rabinos están desaprobados son Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Cuba, España, Francia, Reino Unido, Guatemala, Holanda, India, México, Paraguay, Perú, Sudáfrica, Ucrania y Uruguay.

La desautorización puede provocar problemas a inmigrantes para casarse en Israel, ya que deben confirmar su identidad judía, que suele consistir en una carta del rabino de su comunidad.

La lista incluye rabinos liberales, reformistas, conservadores e incluso ortodoxos y fue caracterizada como "negra" por la organización israelí ITIM.

Entre los rabinos argentinos que figuran se encuentran Daniel Goldman, Marcelo Polakoff y Abraham Skorka. Varios de los "prohibidos" mantienen lazos de amistad con el Papa Francisco e incluso Skorka acompañó al Pontífice en su viaje a Israel, en el que también participó un líder de la comunidad musulmana argentina y legislador porteño, Omar Abboud.

Polakoff exigió a través de un video publicado en la red social Facebook que el Rabinato Central de Israel, dominado por ortodoxos, pida perdón por "avergonzar" a las casi 1.000 familias que frecuentan la sinagoga de su comunidad religiosa, ubicada en la provincia de Córdoba.

"Seguramente conocen que en el Talmud (libros sagrados del judaísmo) está escrito que es mejor para una persona arrojarse a un horno ardiente que avergonzar a alguien en público", dijo Polakoff.

"Han avergonzado a las 1.000 familias de mi comunidad. Si yo fuera ustedes empezaría por pedirles perdón, ya que el Día del Perdón se aproxima y es mejor que se arrepientan. Esto es muy triste para todo el pueblo de Israel. Yo preferiría a la "Lista de Schindler", que se ha hecho para salvar gente y no para dañarla", agregó.

El rabino Alejandro Avruj, que dirige la Comunidad Amijai, ubicada en el barrio porteño de Belgrano, pidió con ironía, en una ceremonia el fin de semana ante unas 1.000 personas, que su nombre también sea incluido en esa "lista negra" como una forma de solidaridad con los rabinos afectados, entre ellos Polakoff, a quien calificó como "un hermano".

"Esa decisión del Gran Rabinato de Israel nos avergüenza. Las únicas listas negras deben ser para la corrupción, la violencia, la intolerancia. No hay nada menos judaico que decirle a otra persona 'vos no sos' y negar su identidad", dijo Avruj.


EN SINTONÍA CON LA IGLESIA CONCILAR Y OBEDECIENDO A SUS MADANTES, MACRÓN DECLARA QUE EL ANTISIONISMO ES UNA FORMA DE ANTISEMITISMO





Itongadol/AJN.- Parado en un sitio donde miles de judíos franceses fueron enviados a morir durante el holocausto, el presidente Emmanuel Macron deploró el papel de su nación en tiempos de guerra en la incitación al asesinato y se comprometió a luchar contra una nueva oleada de antisemitismo.

Junto con el primer ministro Benjamin Netanyahu de Israel, los supervivientes del Holocausto y el cazador nazi Serge Klarsfeld, Macron conmemoró el 75 aniversario de una redada de judíos en el estadio de París Vélodrome d'Hiver.

"Fue precisamente Francia quien organizó" el rodeo de 13.000 personas en el estadio el 16 y 17 de julio de 1942, explicó. "Ni un solo alemán" estuvo directamente involucrado.

Unos 77.000 judíos franceses murieron en campos de concentración nazis o campos de exterminio antes del final de la Segunda Guerra Mundial, la gran mayoría de ellos en Auschwitz-Birkenau, en la Polonia ocupada.

El presidente Jacques Chirac aceptó oficialmente la responsabilidad colectiva de Francia por los crímenes de guerra, declarando en 1995 que "la locura criminal de los ocupantes fue secundada por los franceses por el Estado francés".

Pero la cuestión no ha desaparecido. En abril, Marine Le Pen, el líder del Frente Nacional de extrema derecha declaró que "Francia no era responsable del Vel d'Hiv", negando la responsabilidad francesa y desencadenando un furor.

Le Pen dijo más tarde que consideraba el régimen de Vichy ilegítimo y creía que el General de Gaulle tenía el poder legítimo.

Los comentarios del Presidente se produjeron durante un período de resurgimiento del antisemitismo en Francia, impulsado por el nacionalismo de derecha y por el islam fundamentalista.

Macron recitó los nombres de las víctimas de la reciente violencia antisemita y otras extremistas. Entre ellos estaban Ilan Halimi, un joven que fue torturado y asesinado en 2006; Cuatro personas asesinadas en 2012 en una escuela judía en el suroeste de Francia; Y cuatro personas asesinadas en un supermercado kosher en París en 2015. También pidió una investigación sobre la muerte de Sarah Halimi, una mujer de 66 años que en abril fue arrojada desde la ventana de su apartamento en París, que algunos sospechan un Motivo antisemita.

En su discurso del domingo, Macron fue más allá que sus predecesores en la vinculación de ataques contra individuos judíos con ataques contra el Estado judío, llamando al antisionismo una versión actualizada del antisemitismo.

"No daremos nada a los mensajes de odio", y agregó: "No daremos nada al antisionismo, porque es la forma reinventada de antisemitismo".

El presidente francés instó a Israel y a los palestinos a renovar las conversaciones de paz y advirtió que la construcción en curso de los asentamientos judíos amenazaba las posibilidades de paz de la región.

"Pido una reanudación de las negociaciones entre Israel y los palestinos en el marco de la búsqueda de una solución de dos Estados, Israel y Palestina, que viven en fronteras reconocidas y seguras, con Jerusalem como capital", concluyó Macron.