viernes, 29 de diciembre de 2017

EL LIBERALISMO ES PECADO







“El LIBERALISMO es, sin duda, la cabeza madre y, por ende, la más peligrosa del dragón revolucionario.

Al gangrenar la noción de Verdad —vida de la Inteligen­cia— y aceptar tantos “puntos de vista" como individuos pensantes —¡Protágoras y los sofistas redivivos!— des­truye la Verdad objetiva, introduciendo por la “ancha puerta” del librepensamiento al espacioso reino del OPINIONISMO, donde señorea la anarquía intelectual de cada uno.

Al renegar de la intolerancia doctrinal —consecuencia lógica de la Verdad— practica el más innoble PILATISMO, emulando a aquél que, después de haber preguntado con displicencia a Cristo: “Quid est veritas?", le volvió la espalda, indiferente, sin esperar Su respuesta.

Y al defender la única verdad absoluta que la Verdad no es absoluta ni única, edulcora al cristianismo, aggiornando fraudulentamente el “aut-aut" evangélico en un “Li­bertas liberabit vos"…
Se comprende entonces por qué, si el LAICISMO es la “peste" del siglo XX (Pío XI, Quas Primas) y “el LIBERA­LISMO ha sido la peste del siglo XIX" (Montalbán, Hist. Igl Cat., IV, p. 757), el LIBERALISMO CATÓLICO, conforme lo definiera ese “azote del liberalismo" que fuera Pío IX, es una “peste perniciosísima", “verdadera calamidad ac­tual", “pacto entre la justicia y la iniquidad", “virus ocul­to", “error insidioso y solapado", “pérfido enemigo", “más funesto y peligroso que un enemigo declarado".
Por ello, toda la clave de la actualísima crisis de la Iglesia se condensa en dos pequeñas líneas de PIO IX en 1861, reproducidas con profética clarividencia en la octo­gésima y última proposición CONDENADA del SYLLABUS: “El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y tran­sigir con el progreso, el LIBERALISMO y la civilización moderna".
Y mientras el SYLLABUS —Catecismo de la Santa Into­lerancia de la Verdad y Carta de la auténtica Libertad humana— continúe ignorado como letra muerta, el mundo seguirá agonizando.

“Siempre he condenado el LIBERALISMO CATÓLICO, y volveré cuarenta veces a condenarlo, si es necesario".
PIO IX (18-6-1871)

“Los CATÓLICOS LIBERALES son lobos cubiertos con piel de corderos; y por ello, el sacerdote, verdadero sa­cerdote, debe revelar al pueblo confiado a sus cuidados sus peligrosas asechanzas y sus malos objetivos".
SAN PÍO X (5-9-1894)

"El LIBERALISMO o laicismo, EN TODAS SUS FORMAS, constituye la expresión ideológica propia de la masonería".
EPISCOPADO ARGENTINO (20 - 2 -1959)



Texto de la contraportada de la edición de “El liberalismo es pecado”, Colección Clásicos Contrarrevolucionarios, Cruz y Fierro Editores, Buenos Aires, 1977. Edición la cual, lamentablemente, está manchada por la presentación que de la misma hace un  tradiliberal antilefebvrista como el P. Carlos Buela, capaz de creer que pelea contra el liberalismo a la vez que cita a Mons. Ezequiel Moreno junto a…Pablo VI y el Vaticano II. Se ve hasta dónde llegan los sutiles errores del liberalismo denunciados por el mismo Sarda y Salvany: Buela ya mencionaba entonces una “hermenéutica de la continuidad”, por una obediencia mal entendida, reconociendo las ambigüedades de los documentos del Vaticano II pero que debían ser interpretados de acuerdo a la Tradiciòn, ¡vaya antiliberales los que aceptan el lenguaje ambiguo en la doctrina, con tal de no ser perseguidos como los “lefebvristas”!; luego esta incoherencia lo llevaría a extremos de abusos de autoridad y otras cosas graves que mancharon a su “criatura” el IVE, reservorio de los conservadores domesticados por la iglesia conciliar. Verdaderamente, no se puede hoy ser seriamente y absolutamente antiliberal sin comprender y seguir a Mons. Lefebvre.