martes, 6 de junio de 2017

CANONISTA DEL OPUS DEI HABLA SOBRE LA FUTURA PRELATURA PERSONAL SAN PÍO X






FUENTE (énfasis en negrita añadido por NP)

El siglo XX fue un boom de novedosas instituciones en la Iglesia. Además, surgieron nuevas necesidades pastorales debidas a los cambios sociales. Para darles un reconocimiento el Vaticano creó nuevos marcos jurídicos. Uno de ellos es la prelatura personal.

Son similares a las diócesis, solo que su jurisdicción no es territorial sino personal y no sustituyen a las diócesis. A ellas pertenecen grupos de cristianos cuya situación requiere una atención pastoral especializada a causa de sus circunstancias externas o de sus necesidades espirituales. 

P. EDUARDO BAURA, Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma): "Por ejemplo fieles que tuviesen especiales necesidades por razones lingüísticas, como inmigrantes o nómadas, que van de un sitio a otro, están poco radicados en un lugar y necesitan una atención pastoral de sacerdotes que los vayan acompañando”. 

Una característica particular de quienes pertenecen a una prelatura es que siguen dependiendo de su obispo diocesano. Lo único que cambia es que espiritualmente pueden ser atendidos también por sacerdotes de su misma institución o comunidad, que a su vez está gobernada por un prelado.

P. BAURA: "Los fieles de esa prelatura siguen perteneciendo, siguen siendo fieles, de sus propias diócesis donde viven. Por eso se dice que la prelatura es como una ayuda a las diócesis porque ofrecen un servicio pastoral que a las diócesis les resulta difícil brindar”.

Por el momento la única prelatura personal que existe es el Opus Dei. La Santa Sede también ha ofrecido a los lefebvrianos la posibilidad de convertirse en prelatura. 

P. BAURA: "Efectivamente el fenómeno pastoral del Opus Dei es muy distinto al de los lefebvrianos, pero tienen en común el hecho de ser también unos fieles que necesitan una atención pastoral y que están presentes en muchas diócesis. Y hay un prelado que se encarga de esta atención en los distintos lugares”.

MONS. POZZO, Secretario, Pontificia Comisión Ecclesia Dei: "Los fieles laicos se pueden vincular a la prelatura y gozar de la cura pastoral y de la predicación de los sacerdotes de la misma prelatura manteniendo su pertenencia a su diócesis. Por estas razones la prelatura parece la figura más adecuada para tutelar a los lefevrianos.

La prelatura personal es una estructura jurídica novedosa dentro de la historia milenaria de la Iglesia católica. En ella caben instituciones variadísimas y distintas. 

Esta fórmula encarna el espíritu del Concilio Vaticano II donde la Santa Sede buscó nuevas formas para hacer frente a los desafíos pastorales que se iban presentando en el último siglo.
__________________________