sábado, 16 de noviembre de 2013

ENTREVISTA DE PELAGIUS ASTURIENSIS AL PADRE OLIVIER RIOULT (Parte 3 y final)



ENTREVISTA DE PELAGIUS ASTURIENSIS AL PADRE OLIVIER RIOULT (Parte 3 y final)



Pelagius: Católicas, eso es, ha habido muchos teólogos que han hablado de la renuncia tácita…

Padre Rioult: Sí, desgraciadamente la FSSPX ha impuesto teológicamente su opinión. Y hay que recordar que Monseñor confesó que, un día, la Iglesia estaría tal vez a favor de la opinión sedevacantista porque -dijo él- esta posición tiene argumentos serios a su favor.
« Ciertos teólogos lo afirman apoyándose en afirmaciones de teólogos de tiempos pasados, aprobados por la Iglesia, y han estudiado el problema del Papa hereje, cismático o abandonando prácticamente su cargo de Pastor supremo. No es imposible que esta hipótesis sea un día confirmada por la Iglesia. Porque tiene argumentos serios.  Numerosas son en efecto las acciones de Paulo VI que, de haber sido realizadas por un Obispo o un teólogo, hace veinte años, hubieran sido condenadas como sospechosas de herejía, favorecedoras de herejía” (Monseñor Lefebvre, cospec 24 de febrero de 1977).
Por lo tanto los superiores de la Fraternidad San Pío X deberían decir públicamente esto: que para ellos, por tales razones que son más o menos buenas, prefieren considerar que el Papa es todavía Papa aunque malo, pero también deberían conceder públicamente que hay otra explicación católica posible a este misterio de iniquidad que vivimos y que es que el ocupante de la Sede de Pedro es simplemente un impostor, un anticristo y que ya no hay autoridad del Papa porque no es Papa. El futuro nos dirá, si no, en el cielo lo sabremos.

Pelagius: La iglesia conciliar parece haber realizado grandes pasos hacia adelante con Francisco con su velocidad y originalidad; es difícil decir dónde estará ella mañana. Si Monseñor Lefebvre la declaró cismática (a la iglesia conciliar) pero reconociendo cuando menos la autoridad de aquellos que están en su cabeza, ¿no será tiempo de declarar a sus jefes como desprovistos de toda autoridad católica?

Padre Rioult: Para mí eso está en el orden de lo opinable. Yo no sé lo que es Francisco realmente. De lo que estoy seguro es que yo no estoy en comunión con él. Son hechos públicos que me dan esta solución práctica del problema: yo concluyo, yo debo concluir así.  Pero yo no tengo las competencias teológicas y menos la autoridad para decir con certeza que esta persona es esto o lo otro. Esa es mi debilidad, yo estoy limitado, yo no soy un gran teólogo. Y la historia de la Iglesia y la teología demuestran que la Iglesia ha vivido durante siglos con opiniones teológicas que han sido incompatibles entre ellas (sobre la gracia, sobre otros problemas teológicos), durante siglos, hasta que  hubo un juicio definitivo y autorizado de la Iglesia. La Iglesia ha vivido con opiniones teológicas contradictorias, pues bien, yo pienso que actualmente vivimos el misterio de iniquidad y hay que tener esta caridad necesaria e incluso esta humildad intelectual de aceptar diversas explicaciones mientras la Iglesia no lo defina con autoridad. Aceptemos las opiniones incluso si ellas son contradictorias, pero que eso no impida la disputa teológica y mostrar las debilidades de tal o cual argumento.

Pelagius: Anteriormente se veía a los sedevacantistas declarados junto a los que reconocían la autoridad de Paulo VI, todos haciendo la guerra contra los modernistas. Hablo sobre todo de los años 60 y 70. La separación sucedió cuando Monseñor Lefebvre publicó su declaración del 8 de noviembre de 1979 donde afirmó que en la Fraternidad no hay lugar para los que no reconozcan la autoridad de los Papas conciliares. Las circunstancias han cambiado mucho desde entonces y evidentemente para peor. No sabemos si Monseñor Lefebvre se hubiera adherido a la posición sedevacantista hoy en día como lo hizo Monseñor de Castro Mayer en 1988. Además pudimos escuchar al Padre Grossin y a la asociación mejicana Trento proponer la colaboración con los sacerdotes de la Fraternidad en desacuerdo con la dirección de esta y queriendo siempre combatir contra la iglesia conciliar. ¿Piensa usted que esta colaboración es deseable? ¿Posible?

Padre Rioult: Por supuesto. Pienso que sería bueno reencontrar esta libertad de opinión y esta colaboración entre todas las fuerzas católicas.
Asimismo es una lástima que los sedevacantistas rechacen la comunión con los una cum que tienen la fe y que luchan contra los modernistas, igualmente es injusto que los una cum (la FSSPX oficial) excomulguen concretamente a los sacerdotes non una cum cuya opinión no es menos teológica. El problema es único y ninguna teología lo ha tratado verdaderamente. No se trata de saber si el Papa hereje sigue siendo Papa. Enfrentamos un problema de otra envergadura: la apostasía de la Iglesia romana predicha por San Pablo y enseñada por santo Tomás.
La Iglesia, durante la disputa sobre la gracia, vivió guardando en su seno dos sistemas teológicos contradictorios de los cuales uno era falso. Es muy difícil al espíritu humano explicar la esencia de una cosa de la cual constata un efecto. Todo el mundo constata el fenómeno de las mareas y se debe tener en cuenta para no ahogarse, pero muy pocos pueden explicar las razones de manera exacta y científica. Y aquí, no se trata de explicar el fenómeno de las mareas o el misterio de la gracia y de nuestra naturaleza libre ¡sino el misterio de iniquidad que es contra natura!
No olvidemos que San Vicente Ferrer, uno de los más grandes santos de su siglo, se equivocó al defender un antipapa (había un verdadero papa y dos falsos papas). El más grande santo del siglo XIV estaba en comunión con un antipapa: es la historia. ¡Y nuestro siglo no es más simple que el suyo, al contrario!

Pelagius: Unión contra el modernismo y los modernistas.

Padre Rioult: Por supuesto que comparto esto. Yo no estaba allí en 1979, por lo tanto no conozco mucho el contexto histórico en la FSSPX en ese momento. Se me ha dicho que algunos dogmatizan su opinión sedevacantista de una manera excesiva con una autoridad que no poseen, lo que llevó a Monseñor Lefebvre a separarse. A posteriori, podemos lamentar esta toma de posición de Monseñor Lefebvre; podemos incluso pensar que fue un error. El 5 de octubre de 1978, durante una conferencia en Ecône, Monseñor Lefebvre confesó: “Esto no quiere decir que estoy absolutamente seguro de tener razón en la posición que tomo. La tomo sobre todo de manera prudencial esperando que sea sobrenatural. Es más bien sobre este dominio que me coloco, más que en el dominio puramente teológico y puramente teórico”.

Pelagius: En el orden de actuar y no en el orden de la teoría.

Padre Rioult: En el actuar, sí. Es evidente que, como le he dicho, enseguida se convirtió en un sedevacantista práctico. Yo creo que él jamás hubiera dado el paso hacia el sedevacantismo teórico. Pero eso nadie lo sabe. Este problema nos muestra también o la inconsistencia completa de Monseñor Fellay o su deshonestidad, pues él ha permitido en privado a sacerdotes ser non una cum. Algunos sacerdotes actualmente en la Fraternidad son non una cum. Por lo tanto, esta libertad que él ha concedido en privado…

Pelagius: Justamente, en París teníamos al padre Schaeffer.

Padre Rioult: Sí, y esta libertad deberíamos de profesarla públicamente, diciéndolo, como sucedía en los años 70: trabajen con nosotros, todo sacerdote, sea de opinión sedevacantista o de una opinión no sedevacantista, si es anti modernista y católico. Lo hacen en privado, deben decirlo públicamente. Para mí hay una falta de honradez teológica...

Pelagius: En lo que concierne a su apostolado. Usted escribió un excelente libro titulado L’impossible réconciliation que recoge los textos de estas relaciones, además usted da conferencias por toda Francia a la cual usted llama su priorato. ¿Tiene proyectos particulares para el futuro?

Padre Rioult: Sí, en algunos meses más espero fundar algo, si las cosas maduran. Tenemos con el Padre Faure varios proyectos de instalación en Francia; tenemos tres o cuatro lugares posibles, bien situados, proposiciones de fieles, etc. No puedo decir más por el momento. Estamos conscientes que debemos empezar un apostolado, yo diría, clásico y de resistencia y de ministerio del sacerdote.
Pero probablemente, la situación se complicará, pues las monstruosidades de Francisco el romano harán parecer a Monseñor Fellay un San Atanasio. Debemos permanecer movilizándonos por el momento. Pienso que todavía hay muchas ilusiones que caerán el año próximo y que demandarán nuestra energía. Por lo tanto, un proyecto de una asociación por una estructura amistosa de sacerdotes que quieren ser resistentes, y tal vez uno o dos lugares para la resistencia en Francia, esto depende de ciertos cofrades todavía vacilantes. Y además siempre hay que pensar en aclarar a la gente por argumentos para que comprendan la profundidad y la gravedad del mal en la Fraternidad San Pío X, a causa de los engaños de Monseñor Fellay y sus partidarios.

Pelagius: Muchas gracias por su precioso tiempo y le aseguramos nuestras oraciones.